Qué son los CFD trading y cómo funcionan

CFD trading

Los Contracts for Difference, también conocidos como CFD, pertenecen al grupo de los derivados financieros y son uno de los productos que cada vez genera más interés en el mundo de las finanzas. Los productos derivados, como su nombre indica, provienen o están relacionados con otros productos financieros que actúan como base de estos. Con ellos, se nos permite apalancarnos, es decir, acceder a ellos tan solo desembolsando una parte de su coste, pero obteniendo el mismo beneficio que si los comprásemos enteros.

Qué es el trading de CFD y sus características

El Forex CFD trading nos permite acceder a inversiones apalancadas en divisas a través de nuestro broker, aunque los CFD también están disponibles para otros instrumentos como las acciones, las materias primas o el oro, por ejemplo.

Además, algo positivo de estos productos es que nos permiten ganar incluso con mercados bajistas, pues podemos tomar posiciones cortas (de venta, para posteriormente comprar más barato) cuando la bolsa baja, algo que es increíblemente útil para cubrir pérdidas cuando el resto de nuestra cartera está perdiendo valor. Se trata de una forma más de diversificación, a pesar de no estar indicada para principiantes.

Como característica adicional, el CFD trading permite una gran variedad de órdenes condicionadas, como el stop-loss o los buy-limits, entre otras. Además, replican exactamente los activos subyacentes, por lo que nos da una imagen clara del comportamiento de dicho bien al invertir sobre él.

Cómo funciona y cómo operar CFD

Explicaremos el proceso con un ejemplo, que es más sencillo. De la misma manera que al comprar una acción de una empresa estamos adquiriendo una parte proporcional de la misma, al comprar un CFD lo que hacemos es pagar solamente una parte, llamada garantía, y no todo el precio de la acción. Por ejemplo, deseamos comprar 100 acciones de Tesla que cotiza a unos 600 dólares, lo cual sería un total de 60 000 dólares; pero si queremos adquirirlas mediante un CFD con un apalancamiento de 1:100 (por cada dólar que dejo como garantía puedo acceder a 100), tan solo necesitaría desembolsar 600 dólares para adquirir esas 100 acciones.

Sin embargo, a través de los CFD obtengo el mismo beneficio o pérdida que si hubiese adquirido el producto principal, puesto que estoy apalancado. Es decir, si el precio de mi acción sube un 20 % obtendré un beneficio total de 12 000 dólares (recordemos que solo desembolsamos 600 dólares inicialmente).

Por el contrario, y aquí viene lo peligroso del apalancamiento y los CFD en general, si la acción cae un 20 %, eso supondría una pérdida de 12 000 dólares, por lo que tendría que pagar un gran extra, contrayendo una deuda que debo saldar si quiero seguir operando. Lo mismo ocurriría en el mercado de Forex.

Por eso, si nos tenemos que quedar con dos CFD trading tips, son estos:

  • Tener grandes conocimientos de los productos financieros sobre los que deseamos operar
  • Realizar, con anterioridad a la operación, un análisis detallado de los riesgos (beneficio y pérdida) que estamos dispuestos a correr, y para ello te recomendamos que leas nuestros cursos de trader profesional.

 

Los CFD son, por tanto, una parte esencial del mundo de las inversiones de hoy en día, aunque se suelen reservar para los inversores más experimentados debido a su alto riesgo.