Qué es un split y un contrasplit, ¿para que sirve?

Qué es un split

En el ámbito bursátil, las empresas que cotizan de manera pública disponen de ciertas herramientas y mecanismos que les permite obtener financiación y continuar creciendo en el mercado. Justamente por eso, resulta fundamental conocer qué es un split y cuáles son sus ventajas tanto para las empresas como para los inversores.

Qué es un split y para qué sirve

Se conoce como split a la distribución del valor nominal de una determinada acción al emitir un número mayor de títulos en el mercado. También conocido como desdoblamiento, el split aumenta la cantidad de acciones en circulación y, por lo tanto, disminuye la participación accionaria de cada accionista. De esta manera, el valor de cada título individual se reduce en relación con este aumento.

La razón de este tipo de operaciones es disponer de una mayor exposición y obtener liquidez de la venta de las nuevas acciones. Comprender este tipo de prácticas resulta fundamental para los traders que buscan aprender a invertir desde cero en el mercado de valores, ya que condiciona el valor nominal de los títulos en circulación.

Y si bien esto reduce la participación de los accionistas —cada título vale menos, en relación con la cantidad de acciones nuevas—, también mejora la exposición de la compañía en el mercado y favorece la captación de nuevas inversiones.

¿Qué es un contrasplit?

En sentido inverso, en el ámbito bursátil existe el llamado contrasplit. Se trata de un mecanismo que opera de manera inversa mediante una agregación y revalorización de acciones en las que se reduce la cantidad de títulos en circulación cuando estas tienen un precio muy bajo.

Preguntarnos sobre el contrasplit, qué es y cómo funciona resulta fundamental para determinar el valor nominal de las acciones, en función de la reducción de títulos emitidos. El contrasplit en bolsa reduce la volatilidad de los títulos, lo que reduce la captación de liquidez para la compañía.

Efectos de un split y sus ventajas

Las empresas y compañías que se preguntan cómo hacer el split lo hacen porque buscan comprender los efectos que devienen de realizar esta operación. Y si bien hemos mencionado algunas de sus ventajas y beneficios, conviene dedicarles un análisis más detallado.

En principio, el split tiene una función estrictamente comercial: esto es, su aplicación produce un cambio en la percepción y circulación de los títulos en el mercado. Dividir las acciones de esta manera permite que más inversores las compren y la compañía obtenga mayor liquidez.

En segundo lugar, esto puede aumentar la demanda de las acciones gracias al aumento de su reducción de valor. El aumento en el volumen de acciones produce un aumento en la liquidez de la compañía, ya que puede volver a cobrar por ellas.

El aumento de la demanda y la liquides reduce el riesgo asociado a la misma compra de las acciones, lo que produce una disminución en el coste del capital que recae sobre la empresa. Dichas acciones en conjunto provocan una revalorización de la imagen de la empresa y una mayor participación de pequeños y medianos inversores.

El mercado de valores ofrece muchas opciones a las compañías para obtener liquidez y mejorar su rendimiento bursátil. En este sentido, resulta fundamental conocer qué es un split para determinar el valor nominal de las acciones y su cotización en el mercado.