Money management en trading: qué es

Money management

Cada día más gente quiere tomar las riendas de su dinero, por lo que se interesa más por la educación financiera y sus diversas facetas. Una de ellas es la gestión del dinero, también conocida como money management, que pasamos a revisar en detalle en este artículo.

Qué es money management

El money management, también conocido como gestión del dinero, es de gran importancia pues de ella dependerá el resultado que obtengamos de nuestras inversiones. Tiene como objetivo principal proteger nuestro capital, a la vez que optimizamos nuestros rendimientos cuando operamos con activos financieros. A veces es más importante no perder dinero que ganarlo. 

Algunas técnicas que cualquier money manager nos recomendaría sobre el dinero pasan por tener tamaños de posición adaptados a nuestra situación, usar las opciones de stop loss y no pasar por alto la relación entre riesgo y rendimiento.

Gestión de riesgos

A base de controlar y gestionar el riesgo, reduciremos el potencial de pérdidas, por lo que nuestra inversión será mucho más rentable a largo plazo. Además, es importante tener en cuenta el margen de seguridad, que es la diferencia entre el precio de un activo financiero y su valor intrínseco. Es decir, a menor precio del activo mayor será el margen de seguridad, protegiéndonos este ante eventos inesperados en la empresa, cambios en el sector industrial o crisis económicas que puedan acontecer.

Algo clave a la hora de gestionar el riesgo es la diversificación, ya sea por sector o geografía, pues a mayor diversificación menor riesgo.

Establecimiento de pérdidas máximas

La mejor manera de llevar a cabo un buen trading money management y así gestionar nuestro riesgo es poner límites a las pérdidas que podemos sufrir. Idealmente, podemos hacer esto a través de órdenes de stop loss, que facilitan prácticamente todos los brokers, lo cual hace que podamos poner un tope a las pérdidas que sufriremos si el activo financiero en que estamos invertidos cae sin control. Una buena idea es tener un ratio de 2:1, es decir, aceptar la mitad de pérdidas de la ganancia que esperamos conseguir.

Planificación y control diario

A la hora de invertir, es esencial elaborar un plan financiero de manera organizada, detallada y personalizada para así tener una guía que marque el camino hacia los objetivos que pretendemos conseguir. Este proceso requiere de los siguientes pasos:

  • Establecer los objetivos perseguidos y su prioridad.
  • Definición de los plazos para su obtención.
  • Elaboración de un presupuesto financiero, identificando las diferentes partidas para conseguir un resultado satisfactorio (renta fija, variable, selección de fondos, planes de pensiones, etcétera).
  • Medición y control de todas las decisiones financieras que hayamos tomado para no desviarnos de la ruta que hayamos marcado en nuestra planificación.

Para garantizar el éxito, es interesante revisar a diario estos puntos, siguiendo la planificación establecida para medir nuestra distancia a los objetivos marcados.

 

En resumen, es evidente que para llevar un buen money management debemos realizar una buena planificación que incluya los objetivos claros a conseguir, pasando por la realización de diversas técnicas de gestión del riesgo, como el establecimiento de pérdidas máximas, para hacer nuestras inversiones más eficientes. Recordemos que, en muchas ocasiones, es infinitamente mejor no perder dinero que ganarlo y los buenos inversores siempre lo tienen en cuenta.