Ganancia bruta en ventas y netas, diferencias

Ganancia bruta en ventas

En el ámbito empresarial, la ganancia representa el ingreso obtenido por sobre los costos de producir bienes o prestar servicios. Justamente por eso, dentro de la contabilidad se establece una marcada diferencia entre la ganancia neta y la ganancia bruta en ventas.

Qué es la ganancia brutas en ventas

Como su nombre lo indica, las ganancias brutas representan los ingresos totales obtenidos por una organización con fines de lucro. Se trata de la ganancia de la cual no se han descontado los costos fijos, pero de los cuales se deducen los costos variables de las operaciones comerciales y los impuestos correspondientes.

Este concepto se establece en función de las ventas durante un periodo de tiempo determinado; esto es, durante un ejercicio contable particular —por lo general, anualmente—.  De esta manera, el costo fijo de la producción de bienes no influye en el cálculo de la ganancia bruta, pero sí determina el margen de ganancia neta.

Qué es la ganancia neta

El margen de ganancia neta representa el ingreso total de un determinado ejercicio contable luego de haber descontado los costos y gastos relativos a la estructura formal de la empresa —alquileres, salarios, amortización, etc.—. De esta manera, la ganancia neta se constituye como el ingreso final luego de que estos costos sean considerados.

El resultado es el ingreso del que la empresa dispone sin que existan obligaciones de pago pendientes. Gracias a ello, la ganancia neta puede emplearse con distintos fines: para asistir al direccionamiento estratégico de la empresa, invertir en el mercado de valores, repartir dividendos, ingresar en nuevos mercados o aumentar el presupuesto comercial —entre muchos otros—.

Diferencia entre margen bruto y neto

La principal diferencia entre la rentabilidad neta y bruta es que está última no considera la deducción de los costos fijos (solo los costos de los bienes vendidos). Por el contrario, la ganancia neta es aquella que resulta de la subsiguiente resta de los costos fijos de la organización durante un determinado periodo.

Este cálculo diferencial puede emplearse tanto para la gestión empresarial y el comercio en general, como también para operar en mercados financieros de gran rendimiento, como es el caso del Forex de divisas.

Cómo controlar estos márgenes

La gestión de estos márgenes exige considerar los principales factores que intervienen en la actividad de la empresa.

En este sentido, una de las primeras acciones que pueden realizarse es el control de los gastos; en efecto, mantener un control riguroso sobre los costos permite reducir el impacto sobre los márgenes gananciales.

Por otro lado, pueden revisarse los precios para aumentar el nivel de ventas u obtener mayor rendimiento comercial por producto, lo que finalmente aumentará la ganancia neta total.

Otra gran alternativa es el análisis fiscal: obtener exenciones, deducciones y otros beneficios tributarios asociados a nuestra actividad puede ayudarnos a mejorar nuestros márgenes gananciales.

Por último, la inversión y la reingeniería de procesos pueden mejorar el rendimiento operativo y, por lo tanto, reducir el costo general de la actividad frente al ingreso y las ganancias.

 

La gestión de una empresa requiere de un control estricto de los costos y una organización que permita maximizar la obtención de recursos. Por lo tanto, el cálculo y control tanto de la ganancia neta como la ganancia bruta en ventas resulta fundamental para conseguir dicho propósito.