Apalancamiento operativo en trading

Apalancamiento operativo

En el mundo del trading, existen muchos instrumentos y estrategias para mejorar nuestra posición en el mercado. Una de las más populares del momento es el apalancamiento; este nos permite optimizar el uso de nuestros recursos, especialmente en el caso del apalancamiento operativo en bolsa.

Qué es el apalancamiento operativo

En el ámbito de la administración, por lo general las empresas se organizan mediante una estructura que diferencia costes fijos y costes variables. En el primer caso, se trata de costes que son regulares e independientes de la producción —por ejemplo, el alquiler o los salarios—.

En el segundo caso, se trata de aquellos costes que aumentan en función de la producción; si esta última crece, también lo hacen los costes variables. Por ejemplo, cuando imprimimos libros gastamos una determinada cantidad de papel por cada ejemplar producido. Esta relación es directa y depende de la cantidad producida.

El apalancamiento operativo funciona sobre los costes variables. Busca que estos disminuyan para que su impacto sobre la producción sea menor. Una disminución de este tipo representa un aumento virtual en la capacidad productiva de una empresa y un aumento inmediato en cuanto a los recursos disponibles.

En lo que al mundo del trading se refiere, esto representa un aumento en el capital disponible para invertir: con un determinado grado de apalancamiento operativo podemos reducir el coste variable de efectuar las operaciones de intercambio y, por lo tanto, adquirir un mayor rendimiento por una misma suma de capital.

Para qué sirve y por qué es importante en trading

La importancia del apalancamiento operativo se constituye en función de la reducción del coste por transacción realizada. En términos simples, el coste de realizar operaciones individuales es mayor que el coste fijo por un conjunto de operaciones. Por lo tanto, disponemos de mayor capital para invertir.

Por otro lado, existe también el apalancamiento financiero; en este caso, se dispone de un porcentaje del total necesario para la inversión y se utiliza un crédito para financiar el resto.

Al tratarse de un concepto contable que depende de la organización de los costes globales, en última instancia el apalancamiento operativo permite ingresar costes variables en la categoría de costes fijos. Esto permite producir mucho más y aumentar el rendimiento sin aumentar la inversión.

En lo que al trading respecta, el apalancamiento operativo y su fórmula permiten adquirir más activos y expandir nuestro porfolio de inversiones. Una manera efectiva de conseguir este objetivo es identificar aquellos costes variables asociados a la inversión, y, de ser posible, incorporarlos a los costes fijos.

Por lo general, los costes variables más habituales en este tipo de operaciones son los precios fijos por cada transacción bancaria, aquellos relativos a la gestión de diferentes operaciones de activos, e incluso la ejecución misma de una operación en el mercado de valores.

Gracias al apalancamiento operativo, podemos realizar acciones para que el impacto del coste asociado a cada operación sea menor y, por lo tanto, sea mayor la rentabilidad conjunta de la inversión.

 

Entre los diferentes instrumentos de inversión, el apalancamiento operativo es uno de los más importantes para optimizar el uso de los recursos disponibles. En el ámbito del trading, esto representa un aumento considerable en el rendimiento de nuestro capital financiero.